¿Tienes el cabello reseco, apagado o demasiado fino? 

Pues un buen tratamiento de colágeno suavizará, abrillantará y aportará volumen a tu melena o a tu pelo corto con tan solo una aplicación. ¿Cómo lograrlo? 

“Con el tratamiento de colágeno ayudamos a que se reestructure y se recubra la fibra capilar, deteriorada por tantos secados y tanta plancha, y conseguimos que el cabello se pueda peinar mejor por el efecto de alisado de las cutículas”, nos asegura Jordi Vázquez, Director técnico y Artístico de LLongueras y experto en esta materia.

Aunque el tratamiento de colágeno se luce ya desde la primera aplicación, el especialista aconseja efectuar tres sesiones cada quince o veinte días y, posteriormente, un refuerzo cada mes o mes y medio como mantenimiento, según el estado de cada cabello.

Tras el tratamiento, es preciso utilizar el champú y acondicionador adecuado, sin sulfatos ni parabenos, así como acondicionadores sin alcohol, “para evitar arrastrar el colágeno puro que hemos aplicado”, advierte Vázquez. 

El Tratamiento de Colágeno se puede aplicar el mismo día que la coloración o decoloración del cabello, ya que su duración no sobrepasa los veinticinco a treinta minutos y así el cabello aparecerá reluciente, sin necesidad de lavarlo en varios días. 

“Nuestros estilistas Llongueras pueden asesorarte personalmente en nuestros salones y aconsejarte de la mejor manera posible, ya que también es factible combinar el tratamiento del colágeno con el de keratina, con lo que el cabello resurgirá brillante, hidratado y con un alisado único”, explica Jordi Vázquez.


 

Publicado: 18 de Febrero de 2013